LA EXPERIENCIA POLÍTICA DE LA
UNIDAD POPULAR

Documentos para la historia

linea

Chile ante el mundo

Por encima de las fronteras ideológicas

Esgrimiendo el principio inobjetable del pluralismo ideológico en la convivencia internacional, el gobierno de Chile podía defender el derecho de Cuba a integrarse a la comunidad de naciones del continente y, al mismo tiempo, cultivar una amistosa coexistencia con el gobierno militar argentino, mantener buenas relaciones con todos los países latinoamericanos y adoptar frente a Estados Unidos una actitud de dignidad herida, situando su controversia con el imperialismo en un plano civilizado.

Como era de esperar el gobierno de la UP otorgó preferencia a sus relaciones con el mundo socialista. Estableció relaciones con Cuba, China, la República Democrática Alemana, Corea del Norte, Vietnam del Norte y el gobierno revolucionario provisional de la República de Vietnam del Sur. La amistad con estas naciones, con los países socialistas de Europa Oriental y, muy especialmente, con la Unión Soviética, tenía para el régimen chileno cierto carácter simbólico, de identificación revolucionaria contra el imperialismo capitalista. Al mismo tiempo, esperaba de ellos que la solidaridad socialista se tradujera en incremento del comercio y cooperación económica.

Especial importancia tuvieron también las relaciones con Argentina y los países del Pacto Andino, a los que Allende visitó a fines de agosto y comienzos de septiembre de 1971 para enfatizar la legitimidad democrática del proceso chileno, ganando adhesiones para la tesis del pluralismo ideológico en las relaciones internacionales.

Discurso de Salvador Allende en la ciudad de Salta, Argentina, 23 de julio de 1971

Conferencia de prensa dada por Salvador Allende durante su visita a la ciudad de Quito, Ecuador, 29 de agosto de 1971

Discurso de Salvador Allende en el Congreso de Colombia, 31 de agosto de 1971

Declaración conjunta de Chile y Perú en el marco de la visita de Allende a este último país, 3 de septiembre de 1971

También con Europa Occidental y Japón el gobierno de Allende tuvo excelentes relaciones, lo que facilitó el comercio entre Chile y esos países y fue determinante en el trato comprensivo que Chile recibió de sus acreedores europeos en la renegociación de su deuda en el Club de París.

Recorte de prensa «Frente a negociación de la deuda externa Cancillerías americanas solidarizan con Chile», 17 de marzo de 1972

 

Las difíciles relaciones con EE.UU.

Muy diferente fue la situación con Estados Unidos. La definición antiimperialista del programa de gobierno se dirigía, precisamente, contra intereses norteamericanos. La vinculación del PC chileno con la Unión Soviética, la simpatía ostensible que, en general, la izquierda chilena tenía hacia el mundo socialista y la amistad de Allende con Fidel Castro, eran antecedentes que hacían del triunfo de la UP en Chile una derrota para Estados Unidos. En el plano formal y diplomático, desde un comienzo estas circunstancias se tradujeron en frialdad y desconfianza recíprocas entre la Casa Blanca y La Moneda.

De parte del gobierno norteamericano había una evidente animadversión contra el nuevo régimen chileno, que se tradujo en decisiones adoptadas en noviembre y diciembre de 1970, por recomendación del Consejo de Seguridad Nacional, para llevar a cabo una política de presión no declarada contra el gobierno de Allende, a fin de evitar su consolidación y limitar sus posibilidades de implantar políticas contrarias a los intereses de los Estados Unidos y de sus aliados. Esa presión significaría paralizar toda ayuda económica, excepto la humanitaria; reducir, demorar o terminar la ya comprometida; influir en las instituciones financieras internacionales para limitar el crédito y la asistencia económica a Chile y desincentivar las inversiones privadas en Chile.

La hostilidad se expresó en múltiples ocasiones y de diversas maneras.

Recorte de prensa «Allende condenó el ataque personal», 20 de enero de 1971

Recorte de prensa «Allende entrevistado por ‘Le Monde’: Hemos escogido una vía auténticamente chilena», 11 de febrero de 1971

Recorte de prensa «Allende pronosticó ‘Guerra Económica’ con Estados Unidos», 11 de febrero de 1972

Recorte de prensa «Señaló el Canciller Almeyda: ‘La renegociación es difícil, pero arrojará resultados promisorios'», 17 de marzo de 1972

El «escándalo de la ITT» agregó más leña a la hoguera. El 21 de marzo de 1972 el periodista norteamericano Jack Anderson publicó, en el Washington Post, el primero de una serie de artículos sobre las maniobras que había realizado la International Telephone and Telegraph Corp (ITT) para evitar que Allende asumiera la presidencia en Chile. En ellos reprodujo textos de comunicaciones secretas de esa poderosísima empresa multinacional, que en Chile era propietaria de la Compañía de Teléfonos de Chile, reveladoras de las gestiones que para tal efecto había hecho ante el Departamento de Estado, la CIA y la propia Casa Blanca.

Los parlamentarios de la UP aprovecharon la publicación de Anderson para insistir en que ella no dejaba lugar a dudas respecto a los intereses imperialistas de impedir la llegada de Allende al poder, confirmando las denuncias que habían hecho desde tiempos de la campaña, mezclando en el presunto complot de la ITT a destacados democratacristianos y personeros del gobierno de Frei, en una evidente utilización política de la información contenida en los documentos dados a la publicidad.

Recorte de prensa «Los momios montaron ayer un nuevo show contra el Gobierno; Aylwin marchó por los pasillos del Senado», 11 de febrero de 1972 

«Discurso del expresidente de la República Eduardo Frei Montalva», 10 de abril de 1972